DEPARTAMENTO DE FÍSICA Y QUÍMICA DEL IES "Antonio Mª Calero" de Pozoblanco (CÓRDOBA) ESPAÑA

BLOG DE FÍSICA Y QUÍMICA DIVERTIDAS



VÍDEOS DE FÍSICA Y QUÍMICA DIVERTIDAS

VÍDEOS DE FÍSICA Y QUÍMICA DIVERTIDAS
Semana de la Ciencia 2015

Páginas vistas en total

lunes, 10 de marzo de 2008

LIBROS DE CIENCIA. Por Don José Manuel Sánchez Ron


En la fotografía aparece clausurando nuestra Semana de la Ciencia invitado por COVAP


Don José Manuel Sánchez Ron ensalza los libros y la ciencia en la conferencia de apertura de la 65ª edición de la Feria del Libro de Madrid.
El académico, Catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid y reconocido historiador de la Ciencia, José Manuel Sánchez Ron, ha ha dicho:
“Sucede que la mayoría asocia los grandes libros con la literatura y, si acaso, la filosofía o, más raramente, con la historia. Nos han enseñado desde pequeños a reconocer como “grandes libros” a obras como pueden ser el Quijote de Cervantes, Hamlet de Shakespeare, La Divina comedia de Dante, la Iliada o la Odisea de Homero, En busca del tiempo perdido, de Proust, La montaña mágica, de Thomas Mann, Cien años de soledad de García Márquez, El espíritu de las leyes de Montesquieu, La riqueza de las naciones de Adam Smith, la Crítica de la razón pura de Kant o El capital de Marx.

Pero, ¿y la ciencia? ¿No puede presumir esta actividad, única en los humanos, de grandes libros, de obras inmortales que deberíamos conocer?” “En la ciencia también existen ese tipo de libros, grandes obras, a las que también se suele hacer referencia, aunque mucho menos, en los textos generales de historia de la cultura, obras “cuya lectura es”, como escribió René Descartes en su Discurso del método, “similar a una conversación mantenida con las gentes más honestas del pasado, que han sido sus autores y, a la vez, una conversación minuciosa en la que nos dan a conocer únicamente lo más selecto de sus pensamientos”.
Algunas esas obras, de las más grandes, son: Elementos de Euclides, El Almagesto, de Ptolomeo, De revolutionibus orbium coelestium, del canónigo polaco Nicolás Copérnico, y De humani corporis fabrica, del médico belga Andreas Vesalio, entre otros.